26 nov. 2012

Una revista online valenciana habla sobre Dismon.es


La revista valenciana independiente "Lógica Aplastante" publicó el domingo, 25 de noviembre, un artículo sobre Dismon.es.

Aquí compartimos con vosotros el texto de dicha noticia:


Redacción. La demanda en un sector concreto está conformada por dos clases de productos: productos estrellas, es decir, los más populares; y, por otra parte, aquellos que están menos de moda. Pese a esa diferenciación, sin duda, los dos perfiles de demanda suman por igual el cien por cien de la tarta y son igual de suculentos. Se pueden vender un millón de tornillos modelo “x” pero también se puede vender tres millones de 100 modelos diferentes de tornillos, ¿Dónde está el negocio más interesante?

En el mercado los mayores presupuestos en promoción son para los productos más populares y, por consiguiente, estos son los que más competencia tienen, por lo que es importante llevar a cabo una diferenciación con la competencia, siendo una posible decisión dirigirse a la venta de productos o servicios no tan populares como modelo de negocio.

Hace algunos años surgió la teoría de la Loing Tail, nombre coloquial para una bien conocida característica de las distribuciones estadísticas (Zipf, Ley de potencias, distribuciones de Pareto y, en general, distribuciones de Lévy). Según esta teoría, “en algunos sectores el 50% de las ventas se originan a partir de productos no tan populares o productos raros”, publicaba en 2007 la web disenoymarketing.net.

El empresario Tomás Morcillo Jareño ha aplicado el concepto de la “Loing Tail” a su negocio, Dismon.es, una tienda online de venta de manivelas, herrajes y complementos que ya es líder de su sector en España. El valenciano pensó en la necesidad de la gente de adquirir este tipo de accesorios, en su mayoría de gama alta, por sí mismos sin recurrir a intermediarios, a distribuidores. La idea se materializó en la web: www.dismon.es, un negocio online con un balance muy positivo.

El modelo de negocio de Morcillo reside en vender productos “no populares” directamente a decoradores, arquitectos, constructores y particulares. Así pues, Dismon no tiene seguro de crédito que cubra ventas a profesionales, un gasto que se ahorra, ya que el objetivo de la empresa, tal y como se afirma en su web: “es ofrecer el mejor precio posible a nuestros clientes y este tipo de servicios financieros tienen un coste que necesariamente tendríamos que repercutir en los productos”.

Es muy interesante el triunfo de esta serie de negocios, basados en el fenómeno de Amazon o Ebay, que cada vez tienen más acogida entre los emprendedores españoles. Solo podemos decir que aquí queda constancia de otro caso de éxito en la web 2.0.

Podéis encontrar más información sobre Dismon en su blog www.manivelas.info.