10 dic. 2012

La evolución de las aldabas o llamadores de puerta


Las primeras aldabas en la Edad Media fueron martillitos suspendidos de las hojas de las puertas por la parte exterior. La forma más típica es la de argolla de hierro generalmente unida a una cabeza de bronce con la que se golpeaba la puerta.

Una de las aldabas clásicas es la de cabeza era de león, de grifo o de quimera
. De león eran, por ejemplo, las de los llamadores de la portada de la catedral de Puy-en-Vélay del siglo XI y otra del siglo XIII de la puerta occidental de la catedral de Noyón. Esta clase de llamadores se destinaron especialmente a las puertas de las iglesias, sin duda, porque así lo pedía la tradición del derecho de asilo.

Ahora, las aldabas se adaptan a las tendencias actuales con piezas como la aldaba geometria circular, una precioso accesorio de acero inoxidable que aporta un nuevo concepto para un producto de siempre y en la que destaca la comodidad para llamar, además de su exquisito diseño.

Este producto está disponible en Dismon.es a un precio de 104,90 euros.