4 feb. 2013

Las estufas de pellets, un ahorro en la factura del gas



Las estufas de pellets son una forma eficiente y económica de calentar nuestros hogares y no solo por el ahorro energético que proporciona sino porque se trata de un combustible limpio que no aumenta las emisiones de CO2 a la atmósfera.

Las estufas de pellets tienen un funcionamiento automático, con programador horario y termostato ambiente, es decir, con automatización de las funciones de encendido y apagado. Dependiendo de la capacidad del depósito y del sistema, se deberá cargar más o menos frecuentemente la caldera o estufa con los pellets.

El combustible

Los pellets, un combustible de biomasa, son pequeños cilindros hechos de madera residual, serrines y virutas prensados sin ningún tipo de aditivo ni aglomerante, provenientes de la agricultura, residuos industriale. Su nivel de humedad es muy bajo y requieren de muy poco espacio para su almacenamiento. El calor de 2 kg de pellets equivalen a 1 litro de gasoil.





La bolsa de 15 kg de pellets tiene un coste medio de 4,10 €

La principal ventaja de estas estufas es que el precio de los pellets, su combustible, es estable no como en el caso del petróleo o el gas que aumentan cada año de forma considerable.

En España actualmente hay más de 30 fábricas de pellets de capacidad superior a 10.000 toneladas al año. "En los últimos 4 años el precio del pellet español se mantuvo en el mismo nivel. La bolsa de 15 kg tiene un coste medio de 4,10 €. Un palet cargado con 70 o 75 sacos de 15 kg cuesta alrededor de 245 €, por lo que comprando en este formato se puede abaratar el coste de la bolsa hasta en un 8%", según Informe del pellet en España durante 2012.