11 oct. 2014

Puertas correderas empotradas de madera

En la mayoría de las viviendas, el espacio es tan escaso que cualquier solución que permita aprovechar unos centímetros es bienvenida. Las puertas correderas han evolucionado con sistemas novedosos, idóneos para aprovechar al máximo el espacio en una habitación.
Las puertas correderas son una gran solución para ganar sitio en una habitación y crear un ambiente moderno.   Vamos a ver cómo podemos poner una puerta corredera empotrada en nuestra casa.
En primer lugar deberás elegir el tipo de hoja que va más con tu idea  y con la decoración que actualmente tienes en tu casa: hoja de madera, de aluminio y cristal, únicamente de cristal, etc.

Hoy, por ejemplo, vamos a hablar de las puertas empotradas de madera, parecidas a las que tienes en casa, ya que, lo que vamos a hacer es simplemente, eliminar la puerta abatible que tenemos actualmente y sustituirla por una puerta corredera,  pero utilizando la misma hoja que hemos desmontado.
Para ello, lo primero que tendremos que hacer es medir bien la zona de tabique donde se va a quedar la puerta corredera abierta y ver si tenemos la necesidad de trasladar algún mueble algunos centímetros, a derecha o izquierda, ya que sobre esa zona tendremos que construir otro tabique, que junto al existente nos sirva de empotramiento de la hoja corredera y que nos quitará unos centímetros de anchura.
La construcción de ese tabique puede ser de distintos materiales, desde tabique propiamente dicho (ladrillos, cemento y enlucido), pasando por pladur y acabando por paneles de madera con la misma terminación que nuestra hoja.
Una vez tomada la decisión de los materiales para la construcción del doble tabique, procederemos a colocar la guía que fijaremos al tabique existente y sobre la que correrá nuestra puerta, para ello tendremos que colocar los correspondientes herrajes en la parte superior de la hoja que permitirán su deslizamiento. Después colocaremos o construiremos el tabique y colgaremos la hoja de la guía.
Las puertas correderas empotradas son muy útiles y además son super-discretas, al quedar ocultas puedes aprovechar  para poner muebles en la pared que tapa la puerta y que antes estaba vacía, ya que sobre ella batía la hoja.
Al transformar nuestra hoja batiente en corredera deberemos cambiar las manivelas ya que las actuales no sirven para modelos de puerta corredera, salvo que tengamos pomos giratorios  en cuyo caso podrían servir. Pero es el momento de darle un cambio a las manivelas de casa.


En Dismon.es podréis encontrar diferentes tipos de manillones,  como este modelo en latón envejecido con mango de porcelana, también disponible en plata vieja, miel, cuero satinado, forja negra y óxido. Ya que te decides a sustituir tu puerta por una corredera, anímate y dale un cambio al resto de las puertas de casa, cambiando todas las manivelas a juego con el modelo que elijas para la corredera.
En Dismon.es encontrarás lo que necesitas!