19 oct. 2014

Vamos a lacar las puertas de casa

El lacado de puertas es una solución sencilla y que tú mismo puedes poner en práctica. No tienes comprar puertas nuevas, puedes cambiar las puertas de casa, gastándote mucho menos dinero, darle un cambio importante a la decoración. Podemos conseguir un nuevo colorido y a la vez un esplendido acabado.
Bueno, pues manos a la obra, lo primero que debes hacer es descolgar las puertas, desmontar todos sus herrajes: bisagras, pomos o manivelas.
Deberás elegir un lugar de tu casa para toda la operación, si tienes un pequeño jardín o terraza es la mejor solución ya que evitaras manchas y suciedad. Lo ideal es disponer de dos caballetes sobre los cuales colocar la puerta horizontalmente y de las herramientas necesarias tanto para el lacado propiamente dicho, como para la preparación (lijadora).
Tienes que plantearte la decisión de si solo quieres lacar la hoja o toda la puerta, es decir, todas las piezas de madera, además de la hoja, que la componen, tapajuntas y galce, o sea el marco.
Estas piezas, la mejor manera de lacarlas será desmontándolas también, aunque se podrían lacar en su sitio sin necesidad de desmontarlas, eso te ahorraría mucho trabajo, también deberás decidir si las quieres lacar de blanco o bien darles otro color que contraste  con la decoración de casa.
Empezaremos por la limpieza, con agua y jabón, una vez seca continuaremos con el lijado. A continuación le daremos una capa de tapaporos, lijaremos, una segunda capa de tapaporos, volveremos a lijar y lavaremos de nuevo con jabón para dejarla preparada para el lacado.
Ahora hay varias cosas importantes, primero, elegir una laca de primera calidad y segundo decidir cómo vamos a aplicarla sobre la superficie de la puerta. En este caso existen dos formas de aplicación, a pistola y con rodillo.
En la solución a pistola, evidentemente tendremos que tener la propia pistola y todos sus complementos, aunque existe también la posibilidad de alquilarla por un buen precio, aunque tenemos que tener en cuenta si vamos a saber utilizarla correctamente.
La otra solución, con rodillo es más sencilla, pero requiere de más atención a la hora de la aplicación ya que puede presentar más desperfectos, sobre todo si la hoja tiene molduras. Deberemos comprar rodillos adecuados para lacado, normalmente de gomaespuma y sin poro.
Bueno, estamos dispuestos a empezar? Aplicamos laca, dejamos que seque, lijamos suavemente, eliminamos las imperfecciones y limpiamos bien, repetiremos la operación dos o tres veces más hasta que observemos que la superficie queda completamente terminada a nuestro gusto. Entre dos y tres manos es lo normal para que la puerta quede bien acabada.

Una vez terminado el lacado de la puerta se vuelven a colocar las bisagras, y buscaremos un pomo o manivela más actual que le dé un toque de diseño a nuestra nueva puerta. En Dismom.es encontrarás una gran variedad en pomos, manivelas de roseta, manivelas de placas,.. Nosotros te proponemos este modelo de manivelas de roseta Taipan de Luca Colombo.


Una pieza exclusiva de alta calidad, acabado en cromo satinado, níquel satinado con mango color madera oscuro y níquel satinado con mango color madera claro, ideal puertas lacadas en blanco.