6 dic. 2016

¿Manivelas de acero inoxidable o latón? 5 tips para acertar en tu decisión

Qué cierto es ese dicho que dice “en la casa nunca se acaba el trabajo”. 
Y es que siempre vas a encontrar rincones que decorar y espacios que mejorar. Las decisiones del hogar no se limitan a dónde colocar el sofá, si elegir placa de inducción o cocina a gas o decidir entre calefacción por radiadores, por conductos o una máquina de aire frío/calor. Bien estés pensando en reformar tu casa o darle un aire diferente a la que ya tienes, una de las piezas que pueden renovar el aspecto de tus habitaciones y pasillos son las manivelas de las puertas. 
Buceando por Internet puedes encontrar demasiada información así que aquí te queremos ayudar con estos 5 tips para ayudarte en tu decisión a la hora de escoger: ¿manivelas de acero inoxidable o de latón?

Acero Inoxidable: Su propio nombre indica una de las ventajas que más nos puede interesar: no se oxida ni aparecen manchas con el tiempo. Y es que la combinación de acero, cromo y níquel permite que se cree una capa que le protege de los agentes externos (es muy higiénico) y de la oxidación.  Las manillas o manivelas de acero inoxidable son de gran durabilidad y prácticamente no requieren una limpieza especial ya que este material no retiene la suciedad como sí pueden hacerlo otros. Sin embargo, puede rayarse si usas estropajos no adecuados o por ejemplo, productos como el amoniaco sin disolver.  Además es ideal para los ambientes húmedos, debido a su resistencia. Sin embargo, has de tener en cuenta el acero inoxidable es un buen transmisor del calor.
Las manivelas, pomos o manillones de acero inoxidable dotan de modernidad a cualquier ambiente. Además, se pueden combinar con otros materiales, como la madera, y puedes encontrarlas tanto en satinado como en brillo.



Latón: El material por excelencia usado en objetos decorativos. El latón es una mezcla de cobre y zinc y su uso está muy extendido debido a sus excelentes propiedades.  Esta es una apuesta segura como material de calidad, no solo por su similitud con el oro (su aspecto es brillante y dorado) sino que, dado su maleabilidad y ductilidad, permite realizar formas y acabados de mayor calidad. Resistente a la corrosión, el latón no pierde calidad a altas temperaturas ni lo hace con las inclemencias del tiempo y es ideal para ambientes salinos. También es una opción más económica que el acero inoxidable. En manivelas, puedes encontrarlo combinado con porcelana lo que dará a tus puertas un aire señorial y rústico.



Acero inoxidable:                                   Latón:
·          No se oxida                                          -  Gran calidad
·          Muy higiénico                                                                              -  Maleable y dúctil: permite numerosas formas y diseños
·         Gran Durabilidad                                     -Resistente
·          Resistencia                                           -Opción más económica
·          Modernidad                                            -Similitud con el oro